MI ABUELA ESTÁ EN EL SUELO Y NO CONTESTA

(Esta historia fue real. Se han cambiado los nombres y los datos de localización) ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- Los padres de Lucía y Jaime tenían un compromiso importante; así que el viernes por la tarde recogieron a sus hijos a la salida del cole y les llevaron a casa de la abuela, para que pasaran con ella el fin... Seguir leyendo →

¡UNA CONVULSIÓN FEBRIL!

 Cuando terminó la consulta, el pediatra se asomó al pasillo para ver si quedaba alguien. Una madre y su hijo estaban sentados esperando, aunque no estaban citados ni parecía que el chico estuviese enfermo. -Pasen, pasen – les dijo el médico, un poco extrañado. La madre empezó a explicarse. -Yo quería pedirle un favor, doctor.... Seguir leyendo →

¡UN HOMBRE SE HA ATRAGANTADO!

Martín había cumplido su promesa. Después de que su amigo Diego le salvara la vida, había prometido que aprendería todo lo que pudiera sobre primeros auxilios y RCP para, algún día, poder devolver el favor ayudando a otra persona. Había asistido a charlas y talleres, había leído en Internet, había hecho miles de preguntas a los expertos.... Seguir leyendo →

POEMA DEL ATRAGANTAMIENTO

Cuando alguien se atraganta la comida irá  por donde respiramos, y se atascará. Quien se haya atragantado empezará a toser,  y muy atentos todos: serio puede ser. Si tose fuerte, fuerte, NO le tocaré. Si tose es que respira; yo le animaré. Pero si ya no tose sus manos pondrá   agarrándose el cuello, y... Seguir leyendo →

EL SUPERPODER DE SALVAR VIDAS

Diego era un niño inquieto, con dificultades para atender en el colegio. Tenía a padres y profesores desesperados. Porque lo que allí le explicaban no le interesaba en absoluto. Y es que su mente se distraía con demasiada facilidad, y volaba una y otra vez hacia un universo diferente. Lleno de superhéroes, poderes especiales, luchas a vida... Seguir leyendo →

 ÉRASE  UNA  VEZ... ...una situación angustiosa: un atragantamiento, un desmayo, una convulsión... Los adultos presentes gritaban, lloraban, corrían; pero nadie sabía qué hacer exactamente. Y en medio del caos, un niño miraba entre asombrado y asustado, sin entender muy bien qué estaba pasando. Pero sin tener tampoco conciencia de la gravedad de la situación. Un niño... Seguir leyendo →

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑