POEMA DE LA CONVULSIÓN

A veces en el cerebro se arma un tremendo jaleo.   Unas neuronas se enfadan y no hacen lo que les mandan.   Tienen una pataleta,  como un niño una rabieta.   Y obligan a que se muevan  los músculos, aunque no quieran.   La persona cae al suelo: se le agita el cuerpo entero.... Seguir leyendo →

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑